Importancia de la vitamina C y alimentos: la deficiencia de vitamina C causa y síntomas

Esta vitamina es quizás notada como la más poderosa de todas las vitaminas. El término científico para esta vitamina es ácido ascórbico y sus beneficios para la salud son más o menos conocidos por casi todos. El factor clave en esta vitamina que le permite protegerse del cáncer de piel, mantener intactos los tejidos de la piel, eliminar los radicales, combatir los dañinos y dañinos gérmenes que atraviesan el sistema inmunológico del cuerpo y regalar enfermedades del otoño es el efecto antioxidante. Estos radicales son responsables de dañar los tejidos conectivos de la piel; esto acelera el proceso de envejecimiento. Los antioxidantes fortalecen el sistema de inmunidad del cuerpo. Se encuentra que las personas que toman una dosis suficiente de alimentos enriquecidos con vitamina C tienen menos tos y menos frío que aquellos que no lo hacen. También cura el resfriado desbloqueando la congestión nasal.

La formación de una proteína llamada colágeno dentro de la célula es asistida por la vitamina c. Añade oxígeno e hidrógeno a los dos aminoácidos, a saber, la lisina y la prolina. Estos dos aminoácidos más tarde acumulan colágeno fuera de la célula. La proteína del colágeno es la unidad física del cuerpo. Le da al cuerpo su estructura, crea los tejidos conectivos de los huesos, áreas de las articulaciones como ligamentos, tendones, de los órganos como los riñones, los hígados y también de los dientes y el cartílago.

Esta vitamina es indispensable cuando se trata de la absorción de vitamina A y E. Protege estas vitaminas de la oxidación. También ayuda a descomponer los ácidos grasos, lo que libera energía en el cuerpo.

Alimentos que contienen vitamina C

El consumo de cítricos en grandes volúmenes puede satisfacer la demanda de vitamina c de su cuerpo. Estas frutas están cargadas de ácido ascórbico. Entre esas frutas, las naranjas y los limones se destacan como el poderoso dúo. Su sabor agrio indica la presencia de ácido en ellos. Un vaso de jugo de limón fresco, agua tibia con un ligero agregado de miel es un remedio popular para controlar el peso. Son los antioxidantes que ayudan a quemar las calorías rápidamente, reduciendo el exceso de grasa de sus desechos

Las bayas de todo tipo, incluidas las bayas rojas, las bayas azules, los arándanos, las fresas y las frambuesas, están enriquecidas con ácido ascórbico. Entre las especias, el pimiento es una buena fuente. Tomates, papaya; la guayaba, el brócoli y otras hojas verdes también están llenos de este nutriente.

Causas de deficiencia de vitamina C

El cuerpo no produce esta vitamina en su interior, por lo tanto, el reabastecimiento constante es inevitable. Muy poca vitamina c en el cuerpo podría alterar las funciones de las otras vitaminas, minerales y otros nutrientes. La mala alimentación y la desnutrición intervienen para privar al cuerpo de esta vitamina tan necesaria. Las personas que son severamente alcohólicas, fumadores en cadena o que sufren de hipertiroidismo requieren un alto consumo de vitamina. La falta de reconocimiento de este hecho conduce a la deficiencia. El método incorrecto de cocción es la causa más común de la pérdida de una gran cantidad de vitaminas. Freír profundamente, escurrir el caldo de las verduras, cocinar durante un largo tiempo puede reducir algo de vitamina c de la comida. Depender demasiado de los alimentos enlatados y procesados ​​también puede llevar a las mismas consecuencias, ya que los conservantes utilizados en estos alimentos destruyen la vitamina C. Los niños,

Síntomas

  1. Los signos iniciales de una deficiencia leve de vitamina C resultan en fatiga corporal, debilidad, dolor de cabeza, retraso en la curación de las lesiones, dolor en las articulaciones, etc. A medida que aumenta la intensidad de la insuficiencia, el cuerpo tiende a desarrollar un sistema de inmunidad deficiente. Las personas se convierten fácilmente en víctimas del resfriado y la gripe, la fiebre y las infecciones virales. La falta de antioxidantes promueve la reproducción de bacterias y gérmenes patógenos dentro del cuerpo. Como consecuencia, ocurren diarrea y otros problemas estomacales.
  1. Cuando la afección se vuelve grave, una enfermedad ignominiosa llamada escorbuto infecta a la persona con desnutrición. Las pérdidas de apetito, náuseas, movimientos flojos, episodios frecuentes de fiebre son los síntomas de escorbuto leve. Si no se trata en esta etapa, el problema toma una forma terrible. La pérdida de dientes, las encías inflamadas, débiles y antiestéticas, el sangrado de la piel y la hinchazón de las extremidades son signos de escorbuto severo. Los bebés, que son víctimas de esta enfermedad, tienen un crecimiento lento de los músculos y huesos del cuerpo. Para los adultos, puede provocar un ataque cardíaco y anemia.
  1. El efecto de la deficiencia también deja sus signos en la piel. Según el dermatólogo, una gran cantidad de enfermedades de la piel son instigadas a la ausencia de esta vitamina en el cuerpo. Como se discutió anteriormente, juega un papel crucial en la formación de colágeno. Una dieta deficiente puede descomponer el colágeno y hacer que aparezcan los signos del envejecimiento, es decir, arrugas, líneas finas. La interrupción en la producción de mucosa y el daño de las membranas mucosas induce la manifestación de una piel áspera, agrietada y escamosa. No solo la piel, sino que también afecta a los folículos capilares, provoca inflamación del cuero cabelludo que agrava la caída del cabello. Con la comida adecuada, estos problemas se pueden superar fácilmente.